Ir a contenido principal

Fraude y robo de identidad


El robo de identidad y el fraude ocurren cuando su información personal (por ejemplo su número de Seguro Social, los números de su cuenta bancaria o su dirección) es robada y el ladrón puede usar su información para cometer fraudes o robos, posiblemente dañando su historial crediticio y su buen nombre en el proceso.

Los ejemplos más comunes de fraudes incluyen los fraudes con tarjetas de crédito, fraudes con servicios públicos o de teléfono, fraudes bancarios, fraudes relacionados con empleos, fraudes con beneficios o documentos gubernamentales y fraudes con préstamos.

En Estados Unidos el costo total anual por fraude fue de $20.6 mil millones en 2012*.

Los fraudes y el robo de identidad no son delitos estrictamente electrónicos. Algunos de los ladrones más exitosos utilizan métodos no tecnológicos, como robar su correo postal, revisar su basura en busca de recibos y estados de cuenta o robar su bolso o billetera.

Sepa cómo puede proteger su negocio o a usted mismo:

*Información de la encuesta sobre fraude de identidad en 2013, Javelin Strategy & Research.