Ir a contenido principal

Prueba de protección contra robo de identidad

El robo de identidad es un delito grave. Una vez que los delincuentes hayan obtenido su información personal pueden intentar apoderarse de su identidad y hacer cualquier cosa: desde abrir una tarjeta de crédito o sacar un préstamo para automóvil, hasta declararse en quiebra, todo bajo su nombre. Los ladrones de identidad pueden obtener su información personal de una variedad de fuentes, incluyendo fraude de email, robo de su billetera, robo de su correspondencia, buscando en su basura o pirateando las cuentas de Internet.

¿Cómo puede protegerse?

Aunque no se puede controlar por completo si se convertirá en una víctima, existen pasos que puede seguir para minimizar su riesgo. Una manera es realizar la siguiente prueba* para ayudarlo a reconocer dónde podría ser vulnerable al robo de identidad.

Realizar parte 1: Riesgos generales
Realizar parte 2: Riesgos en línea

*La información y recomendaciones contenidas en la Prueba contra robo de identidad son pautas generales que tienen como fin educarlo con respecto a la necesidad de proteger su información personal. No constituyen una garantía ni un asesoramiento financiero legalmente vinculante.